Muchas veces me he preguntado que es la amistad, que es ser amigo y que representa esa palabra. Algunos lo simplifican y le dan una definición, muy real, como “ El es el hermano que uno encuentra en su vida y aunque no tiene enlace de sangre es como un hermano para ti” otros dicen “ es ese ser que esta contigo en la buenas o en las malas”. Las definiciones varían y muchas veces son subjetivas porque se basa en las experiencias propias de cada uno que permite seguir fortaleciendo esa palabra con sentimientos puros. El que ha conocido lo que es la amistad nunca se sentirá solo, el que pueda disfrutar de ese amigo incondicional tendrá un motivo para decir que la vida tuvo un motivo.

Pero para que explayarnos en definiciones, si al final lo que debe importar es lograr que esa amistad nunca se acabe, día a día avivar que el fuego de la amistad no se apague. En un mundo a veces tan acelerado donde el tiempo apremia a veces sacrificamos el tiempo que compartimos con ese amigo. El amigo que acepta nuestros horarios y se amolda a tus nuevas prioridades. Pero hay que entender que así como una relación necesita del rose continuo para mantenerlo, el amigo necesita que le hagamos la visita, que le contemos nuestros problemas. El será nuestro psicólogo personal que nos siempre tendrá un tiempo para escuchar nuestros problemas y aconsejarlos. Este psicólogo te atenderá de madrugada o simplemente nos mirara a los ojos y sabrá que algo nos pasa.

Por eso es necesario que no olvidemos que los amigos no son solo seres decorativos sino son seres que así como tienen obligaciones como nosotros, también necesita que nosotros nos comportemos como amigos. Sino a la larga esa amistad se debilitará hasta que se convierta en solo recuerdos.

 

Nuestra vida es como un carro en movimiento donde en cada parada se sube personitas diversas, algunas bajaran en la primera parada, otros estarán hasta el final por que eres un conductor que logro atraer su atención o simplemente disfruta de tu compañía. Esos seres raros como tu que comparten gustos se convirtieron en esos pasajeros de tu vida. Esos que estarán ahí por si un momento tu carro no quiere arrancar y te empujaran para que coja impulso, en otro momento te aconsejaran que dirección tomar o a veces tomaran el timón de tu vida hasta que tu puedas valerte de nuevo por tus fuerzas. Es por ello que no podemos dejar de perder la amistad por trivialidades. No podemos abandonar a su suerte a esos amigos que en un momento de nuestra vida nos arrancaron una sonrisa o nos dieron un hombro donde llorar.

 

Es por ello que ahí momentos que uno debe sentarse y agradecer por esas personitas que son nuestros hermanos de sangre y no olvidarnos de esos seres que estuvieron en su momento y por diversos motivos ya no se encuentran.

 

 

Por mi parte quisiera agradecer a las personas que me acompañaron en mi etapa de juventud, un momento tan importante de mi vida, no porque menosprecie la etapa actual. Pero si porque es en esa etapa que uno forma su personalidad y empieza a encaminar la persona que desea ser. En esa etapa todo los seres que se cruzaron te nos aportan algo, haciendo la persona que eres ahora.

Igual como valore algunas amistades a otras no lo valore como se debe, me hago

un mea culpa por esos cariños recibidos que no encontraron respuesta de mi persona. El tiempo te abre los ojos y nos permite ver los errores que cometimos, al ver que las personas que nos querían la alejamos con nuestros comportares. Pero nunca es tarde para remediar y más si hay un sentido de aprecio y afecto. Igualmente es el tiempo el que te enseña a valorar a esos amigos y darle el valor que se merecen.

 

Ese amigo aunque no nos imaginamos es a veces el catalizador que nos sirve de escape a etapas que nos toda vivir. En momento de tristeza o depresión , uno busca la cura en recordar esos momentos de plena felicidad. Nos remontamos a nuestra juventud, esa etapa donde no había responsabilidades ni obligaciones. Donde con un poco de música grabada y una botella compartida era motivo para formar la fiesta del año, o el sentarse a contar cuentos de madrugada en algún rincón. Nos conformábamos con tan poco para ser feliz, cosa que a veces olvidamos y vamos creciendo y queremos transformar la felicidad en cosas materiales, sin entender que la felicidad es un sentimiento y no lo venderán en ningún Mall ni bazar.

Hay que recordar que aunque tengamos todo lo imaginable nunca podremos comprar el amor ni amigos, por que un amor o amistad verdadera uno no podrá pagarlo, porque vale una vida. Y si en la actualidad tener esos sentimientos nos hace ser sensibles y débiles. Bueno seamos débiles, que es mejor ser débil de buen sentimiento que una persona fría que esta muerta por dentro y ya no sabe lo que es sentir.

No nos dejemos llevar por la cotidianidad de la vida, que a veces seguir la corriente no es lo adecuado y a veces mostrar la rebeldía es ser distinto, valorar las cosas que ya no damos valor. Seria fatal si ese sentimiento se esfuma o se reduce a su minima expresión y se convierta en una palabra vulgar, y deja de representar lo que en verdad es. Una revolución de amor y sentimientos son las revoluciones que hacen los cambios verdaderos.

 

Por mi parte solo tengo palabras de agradecimientos por esos locos que se cruzaron en mi camino, espero en un futuro verlos y volver a recordar esas etapas lindas que se vivió. Muchas de las cosas que hacíamos ya no lo haremos, la edad paso por nosotros, pero igual como yo tengo recuerdos lindos de ellos, ellos lo tendrán de uno. Se que a veces la vida avanza y cada uno enrumba su camino, otros ya no estarán donde los dejaste iniciando su propio vuelo o familia. Pero igual como soñar acepta imposibles, que lindo seria en un futuro reunirnos como en esas épocas donde hermanas y hermanos se reunían buscando solo divertirse, disfrutar y vivir la vida como si no existiera un mañana y sin importarnos el que dirán.

 

Y no piensen que habla la nostalgia, nada de eso. Pero así como escribimos de diversas temáticas es bueno escribirle palabras a ese amigo necesita que le digas que lo quieres y que le agradeces por lo que es o fue. Así como ya hay amigos que forman parte de mi vida, otros vendrán a futuro. Por que no creo que me cierre a tener más acompañantes a este carro que es la vida.

Pero algo que es claro es que esos hermanos que ya tenemos nunca tendrán un reemplazo por que llegaron para quedarse en tu vida. Ellos ya son parte de tu vida, ya forman parte de ti, y no habrá momento en que una acción tuya ,tu mente no te dirija a un recuerdo o momento que pasaste con ellos.

 

No terminare sin antes decirle a todos mis amigos del alma, seres querido de mi

querida Cuba que los extraño muchooo y espero verlos prontoo, y donde sea que estén o que yo este, siempre los tendré conmigo y nunca los olvidare. Nuncaaa!!

Y los que ahora tienen amigos , no dejen de decirles que los quieren y de demostrarles siempre ese cariño por que esa acción no solo lo llenará a esa persona que quieren sino al mismo tiempo a ustedes los retroalimentará de ese lindo sentimientos que nunca se puede apagar.

 

Amaru Samanamú Zilbert

 

Anuncios