Cada cierto tiempo, la persona llega a un punto donde analiza los pasos que asumió, es en ese momento que recordamos cada decisión tomada, y nos alegramos de los aciertos y nos lamentamos de las oportunidades fallidas, cosas que pudieron ser y no fueron, la oportunidad tocó nuestra puerta pero no lo quisimos escuchar, y dejamos que esa oportunidad se esfumara. Ahora solo nos queda lamentar la poca visión que tuvimos de nuestro futuro, de ese sexto sentido que no nos dio la voz de alerta.

Esa oportunidad que dejamos de lado puede llevar el nombre de una persona, una posibilidad de trabajo, estudio u opciones varias, que puede que a la larga sea el camino corto  para  encontrar la felicidad que uno aspira y su realización como persona, pero por temores decidimos el camino largo.

Pero porque es tan difícil escoger la opción correcta; que factores afectan a la decisión. De los motivos diversos podemos identificar el MIEDO, factor que aunque tiene algún impacto en la sociedad,es un proceso donde cada uno puede atacarlo de forma individual para reducir sus efectos.

Ese miedo es un temor que cada uno presenta y tendrá que aprender a enfrentarlo para que este sentir no nos invada, y se adueñe de nosotros, porque si este fenómeno no se confronta progresivamente , puede limitar el crecimiento de la persona y en cambio generar que en la persona empiecen a surgir miedos progresivos, y se enfrente a un miedo muy común que es el miedo al cambio, todo lo no conocido nos parece malo, que a la larga mantener un estado de confort prolongado nos convertirá en seres mediocres y estancados, limitando expresas nuestro verdadero potencial.

Por ejemplo casos en la vida tenemos varios, como la persona que tiene el temor de mudarse de trabajo o de mudarse de su país a otro, o en el tema de las relaciones, la decisión de pasar de soltero a pasar a tener una relación o caso viceversa divorciarse cuando se de cuenta que ya no es lo mismo con esa persona.

Esta palabra MIEDO, que puede llevar a uno a tartamudear, frente a una mujer que le gusta, miedo a darse su valor en el trabajo, o confrontar al jefe de turno, se presentará en las personas de diversas formas dependiendo de cada uno, algunas lo manifestarán con más fuerza que otros otros sabrán controlarlo mejor, pero siempre estará presente en cada uno de nosotros.

 

Si analizamos el factor miedo , y su importancia, podremos poner un ejemplo de un joven que posee los instrumentos tanto académicos y un nivel socioeconómico necesario para progresar pero no progresa, y por otro vemos otro que tienen las mismas condiciones y progresa. En dicho caso podremos ver que puede ser que el factor MIEDO el que determina. Y eso lo digo porque a veces el limitar el miedo a su mínima expresión puede permitir a ese joven arriesgarse a buscar mejores posibilidades de progreso, lanzarse a postular sin miedo de cambiar de trabajo o país. Este joven que limito su miedo, le permitirá adquirir una mayor autoestima propia que le hará sentirse capaz de hacer que el mundo se ponga a sus pies y tratará de luchar por ello,de su boca nunca pronunciara un “No soy capaz” y siempre mirará al futuro con una visión positiva. Este sentimiento de control de los temores puede llevar la diferencia de un joven emprendedor y uno que se quedo como una futura promesa que no fue.

El joven al nacer posee unas capacidades que le marcaran su camino, ello puede ser , ciencias, letras, artes, música, cada uno tendrá su rama para desarrollarse. Pero es necesario que ese joven logre desarrollarlo con una mezcla de autocontrol que le permita el desarrollo de su capacidades y un control de temores, una adecuada mezcla logrará que tenga los mecanismos necesarios y poder enfrentar a veces hasta su situaciones socioeconómicas adversas que marcaron su camino.

Al igual podremos decir del tema de las relaciones, en este caso el miedo radica en aprender a convivir con otra persona, en donde deberá adecuar sus gustos, y su tiempo, factor valioso en la vida actual, con otra persona que no esta en el circulo familiar que lo acompaño en toda su vida. Pero de ahí surgen además otros factores que afectan en menor o mayor medida a la persona,como la posible falta de carencias afectivas o miedo a la soledad, que generá que en vez de buscar un acompañante, buscamos esa persona que nos  complemente las carencias que presentamos y depositamos en él la respuesta a nuestro problema.

Caemos en un error de creer que en el otro esta la solución en vez de ver que para solucionar nuestro problema primero debemos ver porque tenemos esa carencia de cariño, esa falta de autoestima. Antes de amar a alguien debemos amarnos a uno mismo, el amor a decir que aunque es necesario buscar a alguien y compartir mi vida, es necesario quererse uno mismo, y sentirse la persona más hermosa, la más inteligente la más bella; ese amor evitara que la búsqueda de la pareja adecuada no se base en una persona que cubra una necesidad sino buscar en la otra persona un aumento de la felicidad que uno ya se tiene con uno mismo. Al igual este amor propio nos permitirá saber en que momento una relación necesita modificar su comportamiento o dar un paso al costado. Ese amor propio limitará los miedos existentes ya que será como un escudo que evitará que nos equivoquemos, y si erramos poder rectificar.

Con dichas palabras nada mas quiero decir que aunque en un momento uno puede que sentirse melancólico con las posibilidades que pudieron ser, es necesario poder rectificar e iniciar una evaluación interna, mirarse de forma profunda en uno mismo, y encontrar los diversos miedos que tiene y empezar a controlarlos. El pasado nos permite aprender de los errores, pero tenemos todavía un presente que es el que estas viviendo, y ser una oportunidad de cambios que nos refuercen el camino que hemos decidido o nos volvamos a encaminar en el sendero escogido. Y todo eso nos llevará a un futuro que puede ser el que nos imaginamos, tanto a nivel espiritual o material.

Es muy lindo a veces poder decir esto en palabras, porque escribir es fácil, igual que hablar, lo difícil es llevar a la practica todo lo dicho. Pero es necesario poco a poco dependiendo de la persona que se empiece a hacer, y muy importante empezar a soñar, aunque nos suene loco a veces todo lo que uno sueñe, pero esa visualización inicial abrirá el camino a ver posibilidades de cómo lograrlo e igualmente identificar el miedo que conlleva, por ello es necesario siempre SOÑAR, SOÑAR Y SOÑAR

El Soñar unido al esfuerzo, dedicación y la lucha de nuestro miedo , nos llevarán al éxito y realización personal. Ahí que entender que esos logros se conseguirán paulatinamente, todo es un proceso y lleva su tiempo, por eso es necesario persistir y no rendirse, y así como visualizamos las metas, es importante disfrutar del camino para conseguirlo, ya que esto nos reforzara todo lo que estamos transitando para crecer. No olvidemos nuestras raíces , ni todo el esfuerzo que nos llevo a lograr lo que nos convertiremos.

 Amaru Samanamú Zilbert

 

 

 

 

Anuncios