Se escuchan pasos lentos acercándose al portal, es una persona de unos 75 años, su nombre es Antonio, tiene la cara algo demacrada por la edad pero a su vez muestra una sabiduría en su mirada y una vitalidad rebosante. Es un viernes y es media tarde, Antonio se sienta en una mecedora que ha instalado en su portal para poder disfrutar del panorama, algún que otro día se acompaña de un libro o invita a un vecino y se toma un cafecito que acompañe a una buena plática, o simplemente se siente a ver personas pasar frente a su portal y poder de rato en rato conversar con algún vecino que se asoma para darle un poco de charla.
De repente todo se torna oscuro, como si anocheciera y se observa una mayor briza y un ruido a lo lejos, Antonio se levanta y se da cuenta que es necesario entrar porque las sospechas de lluvia se confirman cuando mira al cielo y ve nubes cargadas de agua que ya han iniciado a dar muestras de su potencial, a lo lejos se empiezan a ver las primeras huellas de su accionar. De repente Antonio recuerda que debe recoger alguna prenda que dejo en el patio interno si es que no desea que la lluvia lo cubra con su humedad, igualmente necesita apresurarse y cerrar las ventanas para que el agua no invada su vivienda.
Mientras esta en el proceso de cerrar las ventanas, escucha a lo lejos que alguien lanza la puerta con rudeza, y luego escucha alguien que habla, pero por su distancia y ya la audición que no le funciona como antes para el son murmullos. Luego a lo lejos ve como se aproxima su nieto, su nombre es marcos, aunque él le dice marquitos o simplemente hijo. Marcos se aproxima aunque ve en su cara algo de molestia, y le pregunta directamente el porqué se encuentra así. Marcos le comenta que lleva hace media hora tocando la puerta porque se había olvidado la llave, y que si no fuera por una vecina del edificio, se hubiera empapado más de lo que se encontraba.
El nieto molesto le recrimina a Antonio el porqué no respondió las llamadas que le había realizado a su móvil, al igual que la cantidad de mensajes vía msn o wassapt. El señor sorprendido busca el teléfono y observa más de 6 llamadas, y le pide disculpas por el error cometido. A lo que el nito prosigue y le lanza una frase lapidaria, “viejo actualízate, la modernidad y la tecnología ha llegado”.
Antonio escucha la frase y vislumbra una pequeña sonrisa que trata de evitar pero el nieto se da cuenta y le pregunta el porqué de su reacción. El abuelo con un tono algo comprensivo le explica al nieto que a lo que él llama modernidad y avance tecnológico no es en lo que parece. Antonio le deja algunas interrogantes: “Modernidad no es sinónimo de desarrollo, ni se asemeja, a lo que llamas ciudad, es un cumulo de edificios y carros, en donde el desarrollo se construye para cubrir el crecimiento acelerado de infraestructura. Las calles se amplían y las aceras se reducen, se generan mas autos en cadena que se procrean niños en las grandes urbes, cada vez perdemos las cosas de la vida en busca de la tecnología y civilización y dejamos de lado cosas sencillas como conversar y salir a mirar el paisaje, la vida acelerada te conlleva a no valorar lo que tienes”, y termina su explicación aseverando” las cárceles no solo es para los delincuentes, sino que cada uno construye su propia cárcel, viviendo en casas cada vez más aisladas y volviéndose un individualista, nos ponemos las cadenas del presidio por voluntad propia y uno no se da cuenta”.
El nieto sorprendido por la respuesta, le explica que entiende los problemas de la civilización pero le comenta que el celular que le regalo, es para estar más en contacto con él, que a lo que él se refería es a usar los Smartphone y sus aplicaciones. El abuelo nuevamente con un tono comprensivo le dice,” estos aparaticos no los entiendo, y me va costar entenderlos porque no va costar comprenderlos ya que no va con mi estilo de vida” y prosigue su fundamentación “Aunque te vendan que te permitirá estar conectado con el mundo y que en ese pequeño aparato esta lo fundamental para comunicarse está más lejos de la realidad, ya que aunque haya tecnología nada podrá reemplazar el contacto 3D, nada reemplazara sentarse a conversar con un familiar y amistad, no reemplazara un contacto física, una muestra de cariño, unos simples emoticón, no cubrirá el espacio dejado por ese sentir de ver a alguien sonreírle, llorarle o reclamarle; la simplicidad de la vida es la suma de los 5 sentidos, además no vale que te veas conectado con personas de todas las latitudes si descuidas a los que tienes cerca, la calidad de tener amigos no se mide por cuantos amigos agregas sino por la calidad de los mismos, sentir que ellos estarán ahí cuando lo necesites al igual que estar ahí tu cuanto te necesiten. La relación de amigo lo muestras con tu aparato, que es tu simple instrumento, pero no logras que esos beneficios de comunicación traspase y hagan sentir al que este al otro lado tuyo que estas con él. Esta modernidad que aclamas solo es con ese aparato al que cuidas y proteges como si fuera tu vida”; y finaliza su argumentación,” lo que la modernidad trae es solo una manera de respaldar el sistema en que vivimos, dicho sistema necesita una conexión cada vez más rápido pero no por tu beneficio, sino es hacer que todo proceso se agilice, tu solo eres parte de eso y sentirás que todo los avances son para el beneficio del hombre; pero la edad me ha demostrado que esa vida acelerada, y esa vida más individualista no te lograra ser feliz, es como un tren bala que solo busca reducir el tiempo de los viajes, pero en si llegaras a la meta lo más rápido, pero te perderás todo el paisaje, eso solo serán imágenes borrosas que si lo extrapolas a tu vida será igual, con tal de conseguir tu meta no debes dejar de lado las vivencias que puedas adquirir en el proceso, aunque te vendan que la meta es lo principal, tú debes de enfocarte en el proceso y en el camino que te lleve a esa meta predestinada, ya que si alguna vez lo olvidas o buscas olvidarlo, perderás la esencia de ti mismo, y todo lo que te llevará a ser quien serás, eso nunca lo olvides”.
Luego de esa plática Marcos se queda contrariado por toda la explicación de su abuelo, y por la fundamentación de lo que él consideraba correcto, se dio cuenta que capas lo que él llama anticuado, o desactualizado no es lo que es, y que su abuelo comprende con un mayor ojo crítico todo lo que lo que viene sucediendo en el mundo actual. Paralelamente Antonio se asoma a la ventana y ve que la lluvia paso, y como todos los días, se acerca a su portal y se sienta en su mecedora y reinicia su proceso de mirar el paisaje y a relacionarse con el exterior.
En ello Antonio llama a Marquitos y le dice que se siente y lo acompañe, y le que le comente su día; a lo que Marcos acepta y corre una de las tantas mecedoras que tiene la casa, y se sienta al lado de su abuelo a disfrutar de una amena plática que culminará cuando ellos quieran, la batería de ambos es ilimitada y no dispone de límite de tiempo.
Amaru Samanamú Zilbert

Anuncios