Son las 10 pm del 31 de mayo y se realiza la segunda “Marcha contra Keiko” que ha recorrido 35 cuadras y culminado en la Plaza 2 de mayo, según cálculos han sido decenas de miles que se han hecho presente, los más positivos dicen más de 100 mil personas; cada uno tendrá su medición; pero para una ciudad de 10 millones toda muestra es irrisoria si se compara con marchas en otros países de la región, que en metrópolis de menor cuantía suman millones; pero claro hay que ubicarnos en nuestra realidad y para los peruanos ha roto un record de asistencia.
En esta marcha jóvenes, niños, adultos han dicho presente y se unieron a una sola voz con el NO a la vuelta del fujimorismo en el país, candidata que esta liderando las encuestas a día de hoy.
Los que se hicieron presente en la marcha han mostrado su rechazo a la candidata porque en ella encarnaría todo los males del gobierno de su padre, como el narcotráfico, los asesinatos selectivos, la corrupción, la manipulación y un clientelismo. Y esa no es una difamación porque hay pruebas escritas, visuales y por ende mucha parte de ese gobierno esta preso a día de hoy incluido el padre de la candidata y muchos están aún prófugos.
En esta marcha lo positivo ha sido como junto a esa multitud de personas se han hecho presente los representantes de gremios, universidades, partidos políticos, ex candidatos presidenciales; dejando de lado su preferencia política y han dicho “No a Keiko y Si a la Democracia” . Una democracia imperfecta que la mayoría no entiende que es en si la democracia pero suena mejor que escuchar la palabra Dictadura que aterra y atemoriza.
La ultimo vez que se ha representado estas muestras populares nos recuerdan a inicios de siglo, que se vivió un proceso similar que conllevo a la caída del gobierno de Alberto Fujimori; esta marcha será un preludio; Esperemos que SÍ
Aunque alegra esta defensa a la democracia; lo que preocupa es lo frágil que es nuestra memoria; porque ahora nos golpeamos en el pecho por los que quieren a Keiko, pero muchos de nosotros hemos defendido siempre a un candidato más que cuestionable.
En el año 2001 tras la caída de la dictadura, candidateaban Alan García y Alejandro Toledo, elección que gano Toledo por 53 %a 47%; por poco gana García un presidente que ha sido cuestionado por su gobierno que nos llevo a la mayor inflación en la historia del Perú, corrupción en las instituciones; pero igual parece que nos olvidamos de ello y casi el candidato que volvió de Francia en el periodo de la dictadura gana la elección.
En las elecciones del 2006 apareció un personaje llamado Ollanta Humala, un militar que pronunciaba el nacionalismo y abanderaba un cambio de sistema que permita una mayor retribución a los necesitados ; ese discurso calo en la población además que tenia la imagen de Chávez y la influencia de los movimientos progresistas en la región.
Por otro lado Alan García volvió a postularse y en esta vez la campaña se erigió entre la democracia y la dictadura que decían que Ollanta traería, la sombra del chavismo era tan fuerte que la gente tenia miedo de Ollanta y a la supuesta dictadura; pero en realidad conocían que era el chavismo, han vivido en Venezuela en esos años para entender ese fenómeno social llamado chavismo, claro que no; solo lo que la prensa visibilizaba, pero igual “No a Humala y a su chavismo”
Mucha gente ante la amenaza de Humala se olvido del pasado de Alan y le dio su apoyo, hizo caso omiso a la historia y escogió a un Alan García que si le hubieran dicho a la personas luego de su gobierno si volverían a votar por él, la mayoría hubiera dicho que no, pero ahora era otra vez presidente.
Pasaron otros 5 años y ya en el año 2011, pasa otra vez un mismo panorama, por un lado el militar Ollanta Humala vuelve a postularse, esta vez con un discurso más suave y tratándose de desligarse del chavismo; y por el otro lado, nada más que Keiko Fujimori, la hija de la dictadura.
En este caso la elección entre ella fue reñida, por un lado se veía que la imagen del chavismo seguía presente y la dictadura era representado por Ollanta y Keiko paso a representar de la dictadura a la imagen de la democracia. En esta elección muchos lideres de opinión le dieron el respaldo a Keiko, en ese momento era el mal menor. Y ahora a nos volvimos a olvidar del pasado y fuimos a votar con el temor que la disque dictadura comunista iba a infectar a nuestro país.
En esa elección gano Ollanta pero antes que ganara firmo hoja de ruta por la democracia, se firmo por la democracia, una palabra abstracta; pero no se firmo porque haga planes de reducción de la pobreza o la realización de políticas sociales, para eso no lo presionamos; eso nos olvidamos que agregar en la hoja de ruta. Nos importo más los intereses particulares en la hoja de ruta que los problemas del país. Ya el gobierno ha culminado y cada uno evaluara su accionar pero lo único que sabemos que la dictadura no llego, el temor era infundado; y para prueba la marcha de ayer donde todos los representantes de la política nacional se manifestaron y la policía en vez de reprimir, solo resguardo la marcha para que se realizara de forma pacifica
Y ahora a escasos días vemos otro panorama por un lado a una Keiko con grandes posibilidades y por el otro lado un líder de centro derecha; en este caso estamos luchando por la dictadura y la democracia; ahora volvemos a llamar a Keiko dictadora por lo que represento el gobierno de su papa; ya no hay amenaza en Pedro Pablo Kuczynski. Ahora empezamos a recordar el pasado gobierno de su padre y sus crímenes. Los carteles de la marcha nos anunciaban todo lo que debemos recordar; pero cuanto en verdad caló esos sentimientos, cuan real es esa concientización; y porque no apareció ese rechazo en los anteriores elecciones.
En la cara de esas personas que arengueaban contra Keiko se escuchaba el “No entiendo porque votan por Keiko; seguro por un taper de comida o por dinero”. Esos motivos se entienden y hay pruebas para justificar ese dicho pero es que nosotros tendremos nuestros motivos para votar por el otro candidatos; y ellos nos dirán que somos los burgueses, los resentidos, los que actúan con odio, o terrucos. Así como nosotros los tildamos ellos también tienen motivos y varios.
Es cómico ver como culpamos al mensajero y no el mensaje; el mensaje que nos muestra el fujimorismo es que no sabemos entender las razones que hacen votar por el. No es mejor preguntarnos porque con un plato de comida venden su conciencia; no es interesante estudiar las políticas clientelistas que uso el fujimorismo en su época y ahora se reviven con su candidata. La ilusión que ella representa en sus electores por lo que represento su padre; pro que así como el anti fujimorismo es alto por su padre el fujimorismo es alto por él.
Entonces no es raro empezar a ver el problema de la indiferencia que tenemos con los campesinos que se sienten desprotegidos por el estado e ignorados por sus ciudadanos que solo se acuerdan de ellos cuando están en campaña y luego pasan a ser esos votos sin rostro. En los asentamientos humanos de las ciudades se ve otro caso similar de desatención en donde la informalidad e ilegalidad priman junto con la pobreza; por lo que captar esos votos es fácil si solo analizamos sus necesidades; por eso vemos como los candidatos les ofrecen de todo, sabiendo que ofrecerle no asegura que lo cumplan, y en donde el análisis critico de sus electores dista de ser analítico y si esa propuesta es irreal. Y mucho de la culpa es la educación ya que Perú tiene bajos índices en la calidad educativa y por otro lado presenta una baja tasa en lectura per capital, estos dos factores junto al analfabetismo funcional, genera que sigamos a las corrientes y nos dejemos llevar por la opinión del que dicen sin tener una opinión critica ni la conciencia de lo que esta viviendo y lo mejor para si o sus seres queridos
Es el momento electoral en donde prima el egoísmo de opinión ya que cada opina según sus intereses, por ejemplo si me ofrece legalización de tierras aunque sea un lugar vulnerable en un cerro, tendrá mi voto, si ofrece regularizar a los mineros ilegales tendrá sus votos. Y este no es un caso de solo los candidatos a presidentes, sino miremos hace unos meses el voto a Castañeda que estuvo respaldado por representantes o líderes contra la reforma de transporte, trabajadores de a famosa parada y otros gremios que veían peligrar con el gobierno municipal sus intereses. Este proceso de ofrecimientos y regalos aunque no sea solo un taper es usado por todos los actores políticos del país por eso tenemos congresistas, representantes municipales regionales que están envueltos en problemas judiciales.
Es por ello que no hay porque indignarnos por los ofrecimientos de la candidata si es una política electoral ya conocido por todos los candidatos.
Y si nosotros nos rasgamos las vestiduras por esos candidatos es necesario analizarnos porque no es solo un problema de los que tenemos de representantes sino es un problema de nuestra sociedad, ya que el 60% del PIB del país proviene de la informalidad y el 90% de las empresas son informales. Vemos como existe un negocio fructífero que se nutre de los asaltos; no solo de celulares, sino carros, hogares ; si existe una demanda de ese producto se buscara la demanda. Y cuantas veces no hemos dado un soborno a un policía para que oculte una multa, o la compra de títulos universitarios o el pago por ganar algún beneficio en licitaciones. Entonces la culpa de los que nos gobiernan lo tenemos nosotros porque somos de ello, y en vez de crear conciencia, estas prácticas están en aumento.
Esta pequeña explicación es para demostrar una pequeña autocritica y análisis de la realidad que estamos y seguiremos viviendo, ahora será Keiko, en un futuro será otro personaje pero con los mismos manejos políticos y nosotros seguiremos diciendo el porque estos candidatos y echando la culpa al otro sin saber que cada uno es parte de este problema. Es momento que por primera vez demos un voto de conciencia y más de dignidad y se cierren filas todos los partidos que demuestran esa democracia que esta herida de gravedad pero necesita que le den un segundo aire y no se permita que Keiko vuelva a gobernar con sus practicas que todo el mundo conoce. Olvidémonos si somos de izquierda, derecha ,centro y todos los títulos que nos etiquetamos y votemos por esos malos manejos que nosotros hemos sido parte en su momento. Es necesario que esta elección sea un punto de quiebre y empecemos a rescatar algunos valores que se han perdido en esta sociedad y recuperemos ese amor por la humanidad, por uno mismo, nos veamos como iguales entre todos y pongamos el bienestar común por arriba de todo, por primera vez no dejemos el voto a la decisión individual. Nosotros somos una población que se merece un mejor futuro pero para saber a donde debemos llegar debemos de releer nuestro pasado que no nos permita cometer los mismos errores.
El cambio empieza por ti, tu decides tu futuro. VOTA DE FORMA CONCIENTE.
Amaru Samanamú Zilbert

 

 

Anuncios