Finaliza el año, y las aulas de escuelas se transforma en un tribunal, inicia el juicio de los jóvenes a todo un año escolar; unos esperan esa felicitación por parte del profesor en turno y otros rezan por el milagro del aprobado, a un año que le ha sido esquivo. En este proceso existe un joven que no para de llorar; a primera vista parece que es de los que repetirán el curso, pero todo lo contrario, es el alumno que obtuvo el mejor promedio, se llama Jorge. Este es un joven que llora de felicidad, es una persona que estuvo durante años luchando por mantener un promedio excelente, se encuentra

feliz porque recibirá la condecoración de la escuela que le abre las puertas a un camino universitario. Jorge no nació en una cuna de oro, pero el es un diamante en bruto; y lo ha demostrado; para su familia fue ejemplo de que no hay limites para uno, para esos amigos que lo acompañaron en esta etapa ven en él, un ejemplo de esmero contante, ese deseo de superación, siempre abierto a apoyar a sus compañeros, y de darles una mano si se requería.

Es momento de darle fin a una etapa escolar y el inicio de una etapa universitaria que abre con mejores oportunidades, las universidades le han hecho llegar mediante sus captadores académicos el deseo de contar en sus filas con ese nuevo diamante. Jorge esta deseoso de demostrar ese valor, no los defraudará, por que si no se defrauda el mismo. Se encuentra receptivo a mirar a propuestas y escoger cual será la indicada, que le llene las expectativas y le ofrezca esa oportunidad de lograr esos sueños que una vez imagino de niño. Tendrá todas estas vacaciones para analizar ese futuro que el desea para sí, esta por dar un gran paso que defina el camino que desea emprender. No es bueno apurarse en tomar esa decisión, es hora de dejar de lado expectativas económicas y escoger en base a sueños y lo que el corazón dicte. Jorge esta a puerta de la decisión más importante de su vida, espera no equivocarse.

 

Luego de este momento de emociones, Jorge desea salir de la escuela y dirigirse a su casa a celebrar con los suyos. Se dirige a la puerta, pero antes lo detiene el ruido del anfiteatro de la escuela que esta a mano derecha de la puerta. En esa salón los más pequeños de la escuela junto a los padres vienen celebrando como evento de cierre; la fiesta de la navidad. Jorge se dirige y abre la puerta y se queda mirando recostado a la puerta. Ve como el espíritu navideño decora el salón del evento. En el escenario ve al profesor bonachón, el que muchas veces parece un alumno más. Por sus características le toco ser el escogido para interpretar de Papa Noel, y el luce orgulloso su disfraz. Se encuentra realizando su mejor interpretación y los niños parecen cautivados con el personaje. Además no le podía faltar a Noel su bolsa con los regalos. Regalos que los padres han entregado de forma anticipada a la escuela. Padres que también cumplieron semanas anteriores el papel de psicólogos, detectives; con el afán de poder cumplir con la selección del presente deseado por el menor.

 

Papa Noel va llamando uno por uno a los niños; los cuales realizan una cola de espera acompañados por sus padres, que no van a querer perderse ese momento y de capturar en una imagen o en un video ese gesto de su nene recibiendo su presente. Los niños no paran de mencionar y decirle a sus padres que Papa Noel esta presente en la escuela, preguntan por los trineos, por los duendes. Los padres con una mentira piadosa dirán “ los renos deben estar en el techo o que el duende tenia que seguir elaborando juguetes”; dirán una mentira que no les rompa esa ilusión que ellos mismos ayudaron a construir.

En todo este proceso el ruido de los jóvenes cuando reciben el presente y van corriendo donde su madre a enseñarle su regalo, ese que habían soñado, para luego acercarse a los amigos que le acompañaron en todo este año, y se dedican a compartir los regalos. En ese ambiente por un día solo se escuchan risas de niños, se ven las caras sonriendo de los padres; y no podía faltar los padres que quieren capturar este momento a Tarbes de las fotos y los videos. Estas horas es el pago que reciben los niños por todo un año de esfuerzo; han recibido regalos, están con sus amigos que para muchos son sus hermanos y además los padres los acompañan. Que mas puede pedir el niño, considerara ese día el mejor de su vida; hasta que a futuro tenga otro día donde estos ingredientes vuelvan a juntarse.

 

Jorge da media vuelta y deja el salón, y se dirige a la puerta de salida y la cruza., atrás deja la escuela que lo acompaño los últimos años, a unos metros de la escuela gira y de lejos mira esa escuela, y con nostalgia, da por finalizada una etapa; donde solo tiene palabras de agradecimiento por ese espacio que es considera como su segundo hogar,

 

En dirección de su casa debe cruzar el parque que lo acompaño en su infancia y adolescencia; en ella están gran parte de los recuerdos; el encuentro con el primer amor, las noches de compartir con las amistades, recuerdos borrosos de sus padres con el de niño. Son recuerdos que se le vienen a la mente solo pisando sus pastos y oliendo ese olor de vegetación, ese color verde, que es el color de la esperanza.

En el transcurso miro la banca donde me declare a ese primer amor, cuantos así como yo tuvieron en ese banco su historia de amor. Parece que pronto dará paso a otra historia de amor y el será el testigo de ello.

 

Los protagonistas serán amigos del barrio, jóvenes que llevan a años que son amigos y el tiempo ha dejado claro que la amistad paso a otro nivel, de amigos inseparables a pareja. Se siente nerviosismo en el ambiente, los dos sienten que es el día de declarar ese nuevo sentimiento que surgió; momento de liberar esa sensación que sienten al verse. Es momento de explorar juntos algo nuevo, y que mejor que hacerlo entre amigos que se conocen mutuamente. Parece que solo ellos no se han dado cuenta de lo que familiares y amistades presagiaban que iba a ocurrir.

Se sientan en el banco, se miran cara a cara, pero nadie dice nada, la costumbre indica que el hombre debe dar el primer paso, pero es temeroso; ella lo sabe y lo quiere así. Aunque ella le gustaría dar ese paso también tiene temor al rechazo. Pero parece que los dos sacaron fuerzas y olvidaron sus miedos y se fundieron en un abrazo que simbolizo todo lo que sentían y prosiguieron en un beso, algo breve pero con mucho sentimiento. No fue necesario mediar palabras; en ese momento solo servia las acciones. La ilusión se apodera de estas dos personitas que descubrirán una vida juntos y se declararan ese amor eterno.

 

A unos metros de esta nueva parejita, se ve una pareja donde la edad ha dejado huella en sus rostros esas arrugas, que ya no se puede evitar, el encorvado de su figura y ese caminar pausado indican que puede que sean jóvenes de espíritu, pero ya el físico hace estragos en esos cuerpos que deben albergar infinitas historias. Una pareja de ancianos que se apoyan mutuamente, de la mano derecha los sostiene su bastón pero en brazo izquierdo se encuentran entrelazados, es una muestra que el amor no tiene edad, y un reflejo a ese amor eterno que esos jóvenes se juraron en ese banco. Estos abuelitos vienen cumpliendo esa dichosa frase ¿hasta que la muerte los separe?, y luchan por que ese momento tarde en llegar, y les permita seguir avivando ese amor que algún momento se declararon, seguir construyendo momentos juntos y vivencias hasta que les toque el momento de partir. Este parque donde el verde y que significa la esperanza cubre a sus integrantes.

 

Cruza el parque y pasa por el hospital que así como es el lugar que da fin a una vida, da inicio a otra, es el hospital que escucho mi primer grito y el de mi madre. En ese local se encuentran las lagrimas de mis padres cuando me tuvieron en sus brazos. En el hospital que dio el pistoletazo a mi vida, parece que se esta festejando otro nuevo inicio.

Veo en su portal del hospital a un grupo de familiares festejando la salida de una nueva personita, los nuevos abuelos están retratando con sus celulares y filmando como sus hijos van a cumplir el papel que ellos hasta hace unos días cumplían. Los nuevos abuelos tendrán a un nuevo niño que engreír; aunque ya se superaron el síndrome del nido vacío, ahora encontraran un nuevo integrante que les ayude a asimilar mejor el problema.

La madre y el padre no dejan de reírse, andan extasiados, no sabían que era el amor incondicional, y ahora lo están sintiendo en ese niño al cual protegerán más que su vida y le darán las herramientas necesarias para que se abra en este mundo que es algo hostil pero que hay que lucharla para cambiarlo.

 

Sigo mi camino y a una cuadra de mi casa, mira a lo lejos a mis padres fuera del portal haciéndome señas para que acelere el paso.

Acelero mi paso y me abrazo con ambos y me llenan de besos, están eufóricos por los logros obtenidos, no dejan de decirme lo orgullosos que están de mi. Ambos me cogen de los brazos y me introducen en la casa, donde un cartel pegado en la pared ¡Felicidades! y globos, señalan que estamos festejando un logro especial, ello viene acompañado de una mesa improvisada en donde se observa un pastel, refresco y un piqueo. Este dia especial no poda faltar los invitados, familiares, amistades del barrio, quienes dan un momento para darme mi saludo correspondiente, y estrecharme un apretón de manos o un abrazo como muestra de euforia. Pasan las horas y esa fiesta se convierte en un evento con música, algunos tragos temporales. Es un momento de compartir que se ha vuelto una fiesta del barrio, todos felices por que uno de sus integrantes logro una meta, es el primer universitario de la familia; los padres no pudieron lograr esa meta, pero lo compensaron con mucho esfuerzo y ahora ese hijo los gratifica con una condecoración. En medio del festejo la familia se pone a organizar los planes para el fin de año, ya que esta la familia reunida y es la oportunidad idónea para que los que van a participar opinen sobre los alimentos de ese día y sea una comida que sea solo protocolar y que sea un momento de disfrute para todos.

 

Esta cena y el fin de año es la oportunidad de dejar por un día los problemas de lado y estar todos unidos. Es la hora de agradecer por todo las cosas positivas que se han dado este año, año en donde no faltaron las risas, las lagrimas sensaciones que nos demuestran que nunca seremos maquinas y somos humanos que sienten ante todo.

Este fin de año es un momento para rememorar los triunfos y fallas que se tuvieron, las veces que nos caímos y nos levantamos para seguir construyendo el camino que nos propusimos el 2015. Viene un nuevo año, el 2016, y seguirán viviendo otros, que solo nos demuestra que la vida continua y no hay que dejar nunca que la ilusión se vaya, es necesario no dejar de soñar, ya que al soñar estamos planificando esa vida que en un futuro construiremos.

 

Amaru Samanamú Zilbert

 

 

Anuncios