Esta finalizando otro día, la rutina llega a su fin y da paso al descanso, tal como han sido los días anteriores no hay cosas que reseñar en el día. Me dirijo de forma inerte a esa cama que me abre sus brazos; y me da cobijo en estas noches de soledad. Encima de la cama ya se encuentra esa computadora esperando que este usuario la encienda como tantas noche que ha calmado su aburrimiento, veremos que me puede ofrecer, a veces no importa si es una película, serie o novela, ya no importa ni el contenido .Solo necesito escuchar voces aunque sean grabadas para dejar de lado esa soledad que me cubre.
Desisto de ver algo nuevo, pongo esas series de hemeroteca que guardo en mi memoria, y las repito para que cumplan esa función que es llevarme a los brazos de Morfeo. Pasan los minutos y esas imágenes que me ofrece la pantalla, dejan su nitidez para verse borrosas, solo el sentido de la audición hace un esfuerzo por escuchar los últimos diálogos. Pero en ese momento,suena un pitido distinto, que me hace entreabrir los ojos. Es un sonido que me da paso a un correo que entra; al abrir los ojos, es una sorpresa pero el sueño pasa a un segundo plano: El remitente de ese correo esta compuesta por esas letras que me quitaban el sueño en un pasado y han vuelto a demostrar que el efecto suyo no ha pasado. Esa noche ha dejado de ser calmada para mi persona, y me hace imaginar, soñar con ese contenido que quisiera leerlo, pero por otro lado da miedo descubrir su contenido. La importancia de esta misiva me hace reponerme y activar esos 5 sentidos que estaban medio dormidos. No se explicar que me hace sentir ese mensaje, que es lo que me provoca, son sentimientos de exaltación, alegría, temor, miedo; es inexplicable sentir estos sentidos tan contrarios; es difícil de explicarlo así como es difícil explicar lo que siento por ti, en eso encontramos cierta similitud.

Doy clic al mensaje y el corazón palpita cada vez más fuerte y la adrenalina esta a flor de piel, siento que la carga del mensaje demora más de lo normal, pero son ideas mías porque la computadora no va a demorar el correo jugándome una mal momento y acelerando mi inquietud. Por fin cargo y salta a la vista un correo que no deja de ser ni corto ni extenso, diría normal como decenas que se reciben al día, pero en este caso, algo lo diferencia del resto. Leo detalladamente su contenido, releo mil veces cada palabra, un análisis minucioso como si de un filólogo se tratará, tratando de buscarle la profundidad de las palabras, debato conmigo mismo que tono le habrá colocado a ciertas palabras, o en que estado ella se encontraba cuando realizaba este mensaje para mí. Al final llego al mismo punto inicial por donde empecé, y es que el contenido de la carta esta de más, unas palabras menos otras más, aunque y la conclusión es, simple y sencilla. ¡Todavía sigues presente!, sentir que todavía sientes ese interés por mí y que dedicas un momento de tu vida para dedicarlo a mi persona, es lo único que sigue encendiendo esos sentimientos sobre tu persona. Esas palabras me permiten encender y reactivar el motor de mi vida, aumentando su fuerza y eche a andar con más fuerza. Te has vuelto en mí un aliciente para querer disfrutar de la vida, a veces un correo te puede cambiar el estado de animo y por consiguiente el futuro que habías trazado si usabas la razón.

Esta misiva me brindo una nueva luz de esperanza, y a lo lejos de esas noches oscuras hay una luz que palpita por mi y yo por ella, y solo esta esperando que un momento esas dos luces se encuentren y juntos iluminen todo el espacio que antes los opacaba.
El momento que sucederá ese encuentro no lo sabre, ya que el tiempo por ahora me ha sido esquivo con la suplica de encontrarte. Por ahora son esas simples cartas y seguir estando en tu pensamiento es lo único que te puedo pedir y que mi nombre no se borre de tu mente y de tu lista de contactos.
En un futuro no muy lejano, aspiro a que todo la carta que estoy a punto de escribir logre transmitir todo lo que siento por usted; es una paliativo para este amor que lucha por sobrevivir y seguir iluminando nuestros corazones. Esta carta que ahora empezare a escribir, espero pronto recitártelo en persona y que mis gestos acompañen cada palabra, y denoten que no son simples palabras y es un sentimiento que sigue vivo. Por ahora creo que la noche será larga, la noche se convirtió en día y para mí ya este día se busco un espacio en mi calendario, la carta será larga o corta no lo se. Al final una simple palabra dice mucho más que muchas sin sentido, por ahora solo quiero encontrar las palabras idóneas que transmitan lo que siento. Creo que ya es hora de empezar, ya tengo las dos primeras palabras, Iniciare con un MI VIDA y culminare con TE AMO, creo que esas palabras tengo el 50% de lo que quiero transmitir, ahora a construir el cuerpo de la carta; Manos a la Obra!.

Amaru Samanamú Zilbert

Anuncios