María es una madre que tiene a cargo dos niños, Juan de 4 años y Eduardo de 6 años; el padre, Jorge, se dedica a la minería y es muy poco común verlo en la casa, las minas se han vuelto su hogar, los niños han crecido lejos de esa influencia, y solo saben de su existencia ya que la madre cada cierto tiempo le anuncia que el padre esta por llegar y que todo lo que se llevan a la boca tiene su firma; Jorge se prometió que no les faltaría nada, lo ha cumplido ya que trata en sus posibilidades de mandar el dinero para cubrir las necesidades básicas de esos niños y esa madre; pero esa búsqueda de dinero ha dejado que los recuerdos de ese padre peligren y los niños en un futuro empiecen a olvidarlo y solo lo vean como un invitado temporal en su casa.
María y los niños viven en las laderas de un cerro, pertenece a esa nueva oleada de padres jóvenes inmigrantes que huyeron de sus provincias buscando oportunidad para ellos y esperanzados que sus hijos puedan ser esos profesionales que ellos nunca podrán ser. Su casa como muchos de sus vecinos distan de tener las mejores condiciones, ha sido construido de material noble, gracias al dinero que el padre ha podido reunir en su trabajo en la mina, cada cierto tiempo hace una inversión en materiales para mejorar sus condiciones de habitabilidad; espera en un futuro lograr construirle un cuarto a esos hijos que vienen creciendo, y la cama que comparte con la madre les viene quedando pequeños. Por ahora es una lucha contrarreloj, espera en 2 o 3 años poder darles ese lujo del cuarto propio. María ya lleva dos años en esas laderas, para llegar a su casa debe subir por unas escaleras que el alcalde que ya termina su legislatura construyo, recuerda que antes tenia que escalar por un camino que los propios vecinos habían construido de manera rústica. Los servicios de agua y desagüe no se encuentran disponibles por esa zona que escapa a la urbanización formal; María como muchos otros pobladores están esperanzados por un candidato a alcalde que les ha prometido, si sale elegido ,que en su legislatura proveerá de este servicio tan fundamental; María considera que ese anuncio le asegurará su voto, desde su necesidad considera que este servicio le ayudara a mejorar el nivel de vida a sus hijos. También ha escuchado como otro candidato propone la construcción de una escuela, ella aspira que esta construcción se logre realizar; ya que sus hijos tendrán edad escolar; y la escuela primaria más próxima por ahora se encuentra a dos kilómetros de su casa. Por ahora una guardería de una señora de la zona es la solución para algunos trabajos que consigue como ama de casa, pero en un futuro necesita adecuar sus horarios para llevar a esos niños a que cumplan el sueño de profesional que tanto los motivo a emigrar.
La casa de María se encuentra en una zona que ha sido invadido hace dos años , donde ella así como otros pobladores buscaron en estas tierras fundar un hogar para ellos así como sus hijos. En años posteriores esa invasión ha continuado abarcando laderas superiores, generando que ese cerro pierda consistencia y sufra erosión provocando caída de rocas y deslizamientos continuos. Ella recuerda hace un año una lluvias provocaron que los caminos en las partes altas hayan sido interrumpidos por la caída de las rocas.
Este suceso de lluvias es común en estas temporadas donde la lluvia se hace presente. María esta preocupada ya que en la madrugada este fenómeno se ha manifestado, aunque las lluvias no son torrenciales, tiene el temor que han pasado unas horas y no finaliza. Las lluvias le han interrumpido el sueño y se encuentra acostada abrazando a ambos hijos, reza por que las lluvias acaben, sabe que su vivienda aún es frágil y que no resistirá un desprendimiento de rocas. María no ha podido dormir, se ha levantado a las 6 am y les ha preparado la leche para sus hijos; y un pan con huevo. Mientras va elaborando el desayuno procede a levantar a sus niños. Tratando de ocultar su temor le comenta que hoy los llevará donde su cuñada, que ella tiene que aceptar un trabajo por dos días, los convencen diciendo que allá tendrán otros primos con quienes jugar, así como les promete una sorpresa cuando los recoja. Los niños, las palabras de la madre formaban en ellos una sonrisa mostrando la aprobación a dicha propuesta y la madre conociendo a sus niños los comienza a vestir, el primero en terminar es el mayor y empieza ayudar el niño, María aprovecha esa ayuda y  comienza a servirle sus desayuno en la mesa. Los tres comen en la mesa y luego mientras la madre empieza a lavar los platos y alistarse, le pide a los niños se lavan los dientes y empaquen una muda de ropa cada uno así como algún juguete y su cepillo.
La casa de la hermana esta a una hora de la suya, han tenido que tomar un bus; María considera que sus hijos estarán más seguros; ya que la casa se encuentra en una urbanización media baja, en los alrededores de la ciudad. María llega a la casa y la cuñada los recibe extrañada, sabe que algo pasa. María le dice a sus hijos que vayan a buscar a su primo, y en el portal le comenta las lluvias y el temor; mientras le conversa, le da un dinero para las necesidades y agradeciéndole por el apoyo. Terminando de coordinar todo con su cuñada llama a sus hijos diciéndole que en unos dos días los buscara y les traerá una sorpresa. La madre se retira de la casa de su cuñada y toma el primer bus que encuentra, anda asustada, temiéndose que esa lluvia no pare, mira en la ventada del carro, y recuerda que en su infancia, en la casa de sus padres, era un motivo de felicidad para toda la familia, para sus padres que eran agricultores, era algo necesario para sus cultivos, y ella se emocionaba cuando lo veía y salía fuera de su hogar solo para recibir ese liquido tan preciado; en cambio ahora esa euforia se ha transformado en miedo, ya son más 9 horas de lluvia y no para. María cuando llega a su casa, se da cuenta que la lluvia esta generando algunos deslizamientos, esas escaleras han sido interrumpidos por lodo y desechos. Lo bueno que por ahora su casa sigue intacta.
Son ya las dos de la tarde María se dirige a la cocina y se prepara un pan con un huevo, no tiene hambre, la preocupación le ha quitado las ganas de comer, con el pan en la mano se acerca a la ventana y se queda mirando esas lluvias. En medio de ese rezar al cielo para que deje de llorar, un estruendo la perturba. Ella gira y suelta el pan que tenia en el brazo y se queda mirando fijo a la parte trasera de su casa; mira como su pared trasera se ha precipitado, y a su paso se llevo su cama, un pequeño televisor que tenia, los juguetes de los niños, los muebles que tenia en su cuarto; mitad de su casa había desaparecido. Ella como primera acción al ver eso sale corriendo y se aleja lo más posible. A unos 10 metros de su casa, mira la dimensión del daño y mira como un poblador que vive en la parte alta su casa se ha desplomado, llevándose con ello parte de su hogar. María a lo lejos empieza a llorar no puede creer lo que le paso. Se arrodilla al piso lleno de fango y empieza a golpear el piso culpándole a esa lluvia de su perdida. En ese proceso mira como los vecinos, empiezan a salir de sus casas y la consuelan, le preguntan si sufrió algún daño; ella empieza a gritar ¡Perdí mi casa!, los vecinos le dicen ¡ agradece que estés viva!, ella sabe que pudo ser peor, pero igual no deja de entender porque a ella le afecto esta lluvia. mira todo lo perdido, dice que Dios la abandono a su destino; porque todo ese esfuerzo de dos años se ha visto destruido de un momento a otro.
María luego de la primera impresión corre a la casa de Juana, una amiga que llego con ella en la primera invasión y vive a 200 metros de su casa. Al llegar a su casa le toca la puerta y no deja de gritar su nombre. Juana sale asustada y le dice que paso. María con lágrimas en los ojos le dice que perdió su casa, que esas lluvias habían acabado con todo lo que tenia. Juana preocupada le dice ¡Tus hijos!; María entre lagrimas le dice que están donde su cuñada, que ella los llevo temprano porque tenia miedo de que pasara lo que al final sucedió. Juana le dice que no todo esta perdido, por lo menos estas sana, tus hijos están bien y bueno que le apoyaría a recoger las cosas que puedan ser rescatadas.
Ambas van y con el apoyo de los vecinos de la zona, empiezan a rescatar algunas pertenencias y movilizarlas a casa de su amiga, entre lo rescatable están la cocina, la mesa del comedor, dos sillas, algunos accesorios de la cocina, un pequeño sofá, y un radio que es un regalo de su padre cuando emprendían su viaje a la ciudad. Mientras están en ese proceso de mudanza María mira a lo lejos una camioneta moderna, es de esas 4×4 con doble atracción, se aproxima; María cuando lo vio se extraño porque solo vio en su vida un carro de esos, cuando vino el alcalde a inaugurar las escaleras; y claro en la televisión en  películas y novelas, que muestran otra realidad muy lejana a la suya.
A lo lejos un hombre abre la ventanilla del carro y con voz fuerte le pide como pueden acceder hacia las laderas; María le grita y señalando con la mano izquierda de la escalera que a comparación de cuando ella subió, ahora estan con mas lodo y algo accidentada, debido a que se cubrió de escombros por los residuos que ha venido cayendo en el lugar.
El chofer de la camioneta al escucharla pone en reversa y retrocede hasta llegar al punto señalado, de ahí descienden dos personas, la primera es una mujer de unos 19 años con un micrófono en la mano, y al lado un joven de unos 22 años que es el camarógrafo, se distingue por la cámara que lleva en sus hombros. Los dos al ver la forma de ingresar, se empiezan a arremangan el pantalón, y proceden a subir esa escalera algo compleja, no tiene barandas, por lo cual la muchacha se sostiene del hombro de camarógrafo para buscar estabilidad.
Luego de subir buscan a la persona que les indico el camino, María al verlos, le dice que buscan, se encuentra a la defensiva porque no entiende como su perdida llamo a la prensa, que ha estado ausente por años. La mujer se presenta diciendo que son una periodista del canal de mayor cobertura del país, le hace una pequeña introducción de su canal, como si a ella le importara, ella solo asienta para no parecer descortés. Luego de esa introducción le comenta que ella no era la única que habría tenido perdidas, que ella tiene reportes que las lluvias han generado muertes en las parte altas del cerro. Mientras la periodista va comentándole sus reportes y supuestos efectos de la lluvia, el camarógrafo, empieza realizar tomas del panorama, da una primera vista del cerro desde una vista de abajo hacia arriba, y luego procede a filmar los exteriores de su casa y la parte que se encuentra derrumbada, luego de esas tomas, le comenta su compañera que ya puede hacer el reportaje, a ello la periodista le pide poder hacerle preguntas y mediante esta entrevista poder dar a conocer sus perdidas y el apoyo que requiere.
La periodista, solo lleva 5 meses en el trabajo; su primer empleo. Esta joven igual que mucho se emocionaron con esta carrera con ganas de darle voz a los no visibilizados; pero en el transcurso de la carrera se dio cuenta que hay trabas que le coartan su libertad; se dio cuenta en su trabajo que todo medio tiene un dueño y se debe a sus patrocinadores; no existe la libertad plena a informar. En la carrera recibió enseñanzas de los buenos pasos para ser una periodista ejemplar, ella los cumplió con creces por ello el reconocimiento y su diploma en su pared del cuarto muestran ese compromiso. En su práctica profesional y su trabajo tuvo que guardarse su opinión, con el miedo de ser muy radical o parcial, que las criticas sean más de contexto y no de profundidad., se dedico a buscar consecuencias, y no encontrar la verdadera causa. Para ella, estas entrevistas, de corte social le recordaban la razón por la que quería ser periodista, pero ya no se emocionaba, muchas veces sus trabajos terminaban editados y su enfoque reprimido y si quería exigir su opinión el despido estaría sobre su mesa de trabajo esperando a la rebelde.
La periodista empieza a realizar su labor, María algo temerosa, empieza a responder las preguntas: preguntas que son más una lista de contabilidad de daños; a veces las preguntas son desatinadas, como -diciéndole porque vive en las laderas, si sabe del peligro-, ella solo la mira y le dice,- no me queda de otra-. María al final de la entrevista hace un pedido a los futuros televidentes que le ayuden con su casa; no sabe que más pedir, también cree que la ayuda capaz nunca llegue. La periodista le desea la mejor de las suerte, le agradece por la entrevista y le comenta que saldrá la nota a las 9 de la noche. Diciéndole esto se despide y le pide como favor, que le indique como seguir visitando pobladores, María le señala las escaleras y el dinamismo, le aconseja cuidado que ella cree que arriba debe estar interrumpidas por las lluvias.
María ve como esos jóvenes se alejan y vuelve a la mudanza de sus pertenecías. Pasa una media hora y ve a lo lejos una comitiva de camionetas como la de los periodistas, parece que vienen otros compañeros buscando la primicia e informar el deslizamiento. Para los periodistas, María es la primera afectada en su camino y la que da la primera voz y posiblemente saldrá en la televisión en el reporte nocturno. Para María lo que en un primer momento, la entrevista, le pareció algo extraño, se ha vuelto rutinario. Cada 15 minutos llega un nuevo periodista a preguntar sobre su situación, la entrada a la escalera se convirtió en un parqueo de camionetas. María ya se canso de las entrevistas, todos los periodistas le realizan las mismas preguntas, parece que fuera el mismo medio, o será que están las preguntas estandarizadas para estos casos, ningún medio busca profundizar en las causas del porque ella esta viviendo en esas laderas, la causa de que una simple lluvia generó este deslizamiento no fue abordado. María ya no se declara damnificada, le comenta a los periodista que sigan haciendo acto de presencia que los damnificados están en las laderas de arriba, que sigan buscando, ella espera que otros damnificados puedan alzar su voz y hacerse escuchar por alguno de estos medios que se han hecho presentes.
María junto con el apoyo de Juana terminó de mudar sus cosas, ya en el interior de la casa de la segunda, le comenta que tiene algo de almuerzo, el esposo de Juana no se encuentra, igual que el de María trabaja en una mina; por lo que no hay problema de ofrecerle un plato de comida y alojamiento. Ambas se encuentran comiendo, ya el reloj marca las 6; y afuera sigue el bullicio, Juana de rato en rato sale de su casa a ver que nuevas noticias hay sobre los afectados, en una de esos recorridos se entero que un ministro ha hecho acto de presencia, estuvo unos 20 minutos, visito algunos damnificados, atendió a los periodistas y se fue. En otro momento se entero que hay reportes de decenas de muertos y más de 100 heridos, María agradece no pertenecer a esta lista. Mientras Juana esta buscando información María se encuentra hablando por teléfono con su cuñada, comentándole la dimensión del desastre, y en un segundo momento con sus niños diciéndole que ya pronto los iba a ver. A la cuñada no le pudo mentir y le pidió por favor que cuidara a sus hijos unos días hasta que logrará alguna solución. La cuñada le dice que por sus hijos no se preocupara, que le puede dar alojamiento, más bien le pide que se cuide ya que había visto noticias sobre los heridos y muertos, y le agradece a Dios que ella no forme parte de esas víctimas.
Son las 8 de la noche, Juana ya se encuentra en su casa, se agotó de ese ajetreo, parece que por un día se convirtió en periodista. María le comenta a su amiga que encendiera el televisor, quiere ver si su pedido saldrá por los medios, sabe que todavía no es la hora de las noticias pero ya algunos medios están dando noticias del deslizamiento; las imágenes muestran la gran dimensión del evento, una lluvia de más de 10 horas se llevo la vida de más de 100 muertos y casi un millar de heridos  según nuevos reportes y las perdidas monetarias son millonarias. Mientras ven los reportes tocan la puerta, Juana se asoma a la puerta y por el otro lado un joven de unos 20 años se presenta como parte de una brigada de apoyo a la emergencia enviado por el alcalde, le comenta que están haciendo un levantamiento de los damnificados para que les permita conocer su situación y hasta que grado de apoyo municipal necesitan. María le responde las preguntas y le pide que por favor en su ficha de reporte informe que quisiera que le apoyen con su vivienda ya que tiene dos niños y ahora no tiene donde albergarlos. El joven toma nota del pedido y le informa que existe un albergue a unos 200 metros para los que perdieron de forma parcial y total su casa, y en el mismo le brindarán alimentos y abrigos. María se registra en los posibles habitantes de ese albergue pero espera no tener que recurrir al mismo, mientras escucha los beneficios del albergue, se pone a pensar como hará para poder levantar parte de su casa. El joven de la brigada de apoyo luego de censar a María se retira de su casa, deseándole suerte, sabe que su situación es difícil, y el apoyo que el puede brindar es ínfimo o casi nulo.
María lo despide y cierra la puerta, en eso escucha a Juana que le dice que venga al televisor que ya son casi las 9 pm, la hora de la entrevista. La joven accede al pedido y se sienta en una butaca al lado de ella. María dirige su visión al televisor pero no lo escucha, ella se encuentra pensando en los problemas que se avecinan, la magnitud del evento ha generado visibilidad, pero no sabe si eso será beneficioso o no. En esos pensamiento Juana le toca el hombro y le dice -hey mírate en la televisión-, recuerda como la primera periodista comentó que su entrevista saldría en el noticiero nocturno, la periodista en todo de broma le dijo- será famosa-, María no quería ser descortés y solo esbozo una sonrisa, pero en sus adentros decía, que manera de ser famosa y se da cuenta que la periodista no se dio cuenta que su televisor lo perdió en el deslizamiento. Si no fuera por Juana no podría ni verse en la pantalla. El reportaje del que ella era parte, seguro no fue el único reportaje habrá dado más de 5 entrevistas en el día, pero en el caso de este reportaje, se indigna porque en los 20 minutos de duración el espacio donde ella dio a conocer su caso fue solo de 4 minutos, tiempo que fue compartido con otros 20 pobladores. El tiempo restante esta cubierto por las opiniones de las autoridades, especialistas del tema ; que viene acompañados por imágenes y los videos más impactantes del desastre, entre las imágenes hay un primer plano de una parte de su casa, así como equipos de emergencia en pleno proceso de rescate. El video muestra un efecto que se repetirá en próximas ediciones, la periodista muestra como culpable a las lluvias, las opiniones es que las lluvias han sido atípicas y por eso ocurrió el desastre, en este reportaje no se analizo las razones porque existen esas viviendas. El culpable no era el alcalde, el poblador, los académicos, era simplemente efecto del cambio climático y la furia de la madre naturaleza, finalizando el reportaje piden apoyo a los televidentes y se vuelve al dinamismo de ropa, abrigos, comida no perecedera algún donativo, María en ningún momento escucho el apoyo de materiales de construcción o la posibilidad de una nueva viviendo en otra zona. Se siente triste que esa primera periodista en que le confió la primicia, miro su perdida como algo inesperado, ella creía que esa nota periodística podría mirar desde la visión del poblador; como se ven perjudicados, como esas familias se quedan sin hogar, cuantos niños se quedan sin las condiciones de vida básicas que ya en si están muy reducidas.
Finalizado la entrevista el moderador del noticiero nocturno da paso a un grupo de panelistas conformado por dos académicos, un congresista y un representante autoridad municipal. El moderador le da un tiempo de participación a cada uno para que muestre su punto de vista; para luego finalizar con un debate. En ese debate observa como los académicos culpan al mal desarrollo y las políticas públicas, el representante de la autoridad municipal considera que no tiene fondos para programas de habitabilidad y culpan al gobierno nacional de falta de presupuesto, el congresista por su parte comenta que ellos han elaborado leyes sobre construcción de viviendas en zonas en riesgo pero no son respetados y que hay una ley de viviendas a bajos precios pero no se ha podido firmar por falta de mayoría. Cada uno busca el culpable en el contrario, una mesa de dialogo para lograr una solución consensuada ha generado que los integrantes se peleen por demostrar que ellos no tienen responsabilidad en este suceso; al final la razón de defenderse ha generado que miren como culpable a ese poblador que invadió esas laderas. Puede que tenga algo de culpa ese poblador, pero en ese panel de supuestos actores claves, falto el factor principal, ese poblador, perdió su derecho a replica y su visión de lo que lo llevo a vivir en esas condiciones. María no entendía mucho de lo que debatían los supuestos actores claves, mostraban planes, cifras, resultados, muchas gráficas, tablas y discurso algo complejo para entender para ese sector afectado; que solo quería ideas claras que ayuden a solucionar su problema María sintió que ese mensaje de estos expertos no iban dirigido a ella, además se dio cuenta que nadie ahí lo representaba,
Luego de ese panel, pasan a otra mesa, donde en la voz del director de la brigada de emergencia empieza a anunciar las cifras de damnificados y de las perdidas, también felicita a las instituciones por la ayuda que se viene trasladando a la zona afectada. En su discurso se escucha un tono de victoria, ellos en sus proyecciones habían estimado una mayor perdida si ocurría un fenómeno de esa magnitud, considera que su equipo de respuesta ha actuado de forma optima y considera que este proceso de respuesta ha ido mejorando en los últimos años. Llama a la población a seguir aumentando sus aportes y a los damnificados dándole una voz de apoyo y que lograrán solución En ningún momento el director explico porque esos pobladores viven en esas zonas de peligro, en ningún momento se hicieron políticas de prevención. María escucha el discurso y no entiende como la brigada dice que ha mejorado su capacidad si ella en los dos años que se encuentra no sabe como responder a un evento de esa magnitud, y si ella no ha reportado victimas fatales, la razón es porque ella movilizo a sus hijos, no recuerda ninguna capacitación, ni sabia que existía esta institución, cree que desde ahora debe de informarse con ellos, ella quiere ver como logra evitar este desastre.
Mientras el moderador se encuentra entrevistando al director, cortan la comunicación debido a que el Presidente esta dando un mensaje a la nación , el presidente anuncia que este deslizamiento es uno de los eventos más grandes en los últimos años y que los reportes señalan que estas perdidas podrán ir en aumento con el pasar de las horas, anuncia que el día siguiente realizará una visita a la zona afectada, y anunciará futuras medidas que se aplicarán a nivel nacional para reducir el impacto de este fenómeno. Y finaliza felicitando la respuesta de las instituciones del estado así como los aportes de los entes públicos, privados y la población en general. Esa población se habrá dado cuenta que hay gran parte de familias viven en condiciones de riesgo, habrá hecho esas muertes y el impacto de la prensa visibilizar por un momento que hay personas que viven en condiciones inhumanas y que esto que sucedió no es algo coyuntural sino tiene una causa del desarrollo y que si se desea solucionar, necesitarían ver el problema de forma integra con todos los actores de la sociedad. Ojala dejen de pensar que ese poblador vive en las laderas porque le gusta ser pobre y vulnerable. Esa familia ha llegado a invadir esa ladera sin permiso de habitabilidad ante la falta de políticas de viviendas de bajo precio, busco a la fuerza lograr que el derecho a la vivienda que esta establecido en su constitución se haga efectiva.
María ya esta asqueada por lo que ha escuchado en el noticiero nocturno, le pide a Juana que le preste su teléfono, antes que se acuesten sus niños quiere darle las buenas noches. Los niños están contentos al escuchar a su madre, le comentan todo lo que han hecho con sus primos, igual le dicen que la esperan y que quieren ver su regalo. La madre al escucharlos llora, sabe que la promesa de tenerlos consigo no será posible. Les repite a esos niños lo tanto que lo quieren y sus hijos le dice lo mismo. Juana cuelga la llamada y no para de llorar, Juana trata de consolarla y le dice que no se preocupe que saldrán adelante. María le comenta que le duele tener que engañar a sus hijos, no podrá darles ese regalito que le prometía, el televisor que era lo que le distraía a esos niños y ano estaba; y ese deseo del cuarto propio se esfumaba, ya que si están con suerte ese dinero alcanzaría para levantar parte de esa casa semidestruida, le duele haber defraudado a sus hijos, siente que no los merece.
Juana comprende su estado, y busca servirle un vaso de agua para que se calme , no sabe como apoyarla, por ahora solo puede escucharla y darle alojamiento temporal. Juana le recomienda que ya se acueste a dormir que en su cama hay espacio para las dos, que vaya dirigiéndose al cuarto que ella apagara el televisor. Mientras apaga el televisor justo el comentarista se empieza a despedir de ese público que ha estado presente. El moderador, hoy luego de su jornada laboral se dirigirá a su casa a descansar, todos los panelistas que incluyen los académicos, el congresista, el director de brigada, el alcalde municipal, seguirán sus pasos, aunque se sienten dolidos por esa población nada les perturbara el sueño, María en cambio le será difícil dormir hoy así como los próximos días, ella paso de tener algo de estabilidad, a no tener nada.
Al día siguiente llego el presidente y anuncio sus medidas, dice que realizará un seguimiento a este proceso con las autoridades locales; María asistió a ver al presidente, espera que este acercamiento genere un cambio de pensamiento. Espera que esta visita no sea solo una presencia protocolar, quiere confiar en el presidente, ese cumulo de periodistas se encuentra la joven periodista que la entrevisto el día anterior, al verla María la saluda y la periodista la invita a un panel que se realizará ese día. Ella acepto la invitación, tiene temor porque es la primera vez que será entrevistada en vivo, pero cree que no puede dejar de aprovechar esta oportunidad, es momento que ella transmita su visión y aunque no cuenta con estudios, ni el conocimiento real de la causa del problema, por lo menos mostrará esa voz que hasta ahora ha sido callada.
María no sabe pero debe aprovechar esa coyuntura para crear conciencia, es necesario visibilizar sus condiciones de vida y que permita entender que un deslave ahora es un desastre, pero es común escuchar cada año de la ocurrencias de inundaciones, heladas, posibles terremotos, los efectos del fenómeno del niño, la niña, proceso que lamentablemente se acelerará con el cambio climático. Si se ven los fenómenos naturales como el enemigo nunca lograremos adaptarnos a la naturaleza que los humanos colonizamos, es necesario entender esos climas como algo normal y sean estas poblaciones las que deben adaptarse y crear un desarrollo sostenible que acepte que el principal responsable de estas perdidas que se reciben actualmente es por culpa del cómo se implementamos las políticas publicas y como todo los actores vienen elaborando el supuesto desarrollo.
Amaru Samanamú Zilbert

Anuncios