Llego el día de empezar mi camino
Listo para construir mi destino
Ya no existe un tal vez mañana
Hoy es ese tan esperando mañana
Que busca desesperadamente
a este loco a veces ausente

Me puse la mochila al hombro
Incluí objetos que ahora nombro
De primero un libro de esperanza
Que me aliente esas noches oscuras
cuando la contradicción y duda asome

Cubro mis ojos con esas gafas que me acompañan
Que transforma mi paisaje cuando se empaña
Se detiene valorando las pequeños paisajes
Resalta las bellas cosas que no observé
Elimina las malas cosas que no me aporte

Llevo mi botella cargada de ilusión
Que me hidrate en cada ocasión
Será el líquido que limpie esas lágrimas
Será lo que barra con cada desilusión

Es hora de escribir mis historias
por lo cual empacare mi lápiz y borrador
y un libro de notas para este historiador
que empezará a escribir sus memorias

Este cuaderno aceptara tachaduras
letras montadas o palabras borradas
algunas palabras se escribirán con lágrimas de dolor
otras en cambio serán lagrimas de emoción
todo los momentos buscaran un espacio y ocasión
de este cuaderno del nuevo escritor

Empacamos una muda de ropa, somos gente precavida
No hay problema por si se sufre una caída
No hay que tener temor a rasgar nuestras vestiduras
No hay que tener temor a liberamos de ciertas ataduras
hay que entender que los limites los pone uno
No hay nadie que sepa mejor el camino que uno

Ya estoy listo para partir
Deje espacio de sobra
Por que tanta carga estorba
a este viajero caminante
que tiene un futuro adelante

Cuantas sorpresas encontraremos
Cuantas sorpresas brindaremos
Cuantos recuerdos guardaremos
Cuantos recuerdos provocaremos
Estamos listo para empezar
Ya es hora de iniciar

Amaru Samanamú Zilbert

Anuncios