Con un “Se acabó” era suficiente pero diste oxígeno a una relación que estaba agonizando y no querías dar fin. Pero un día en ese silencio e indiferencia encontré esas palabras que no querías pronunciar y deje descansar a ese corazón que se ataba a una Esperanza que era tu nombre pero ya no era mío. Ahora solo toca esperar que el corazón encuentre otra esperanza para palpitar.

Amaru Samanamú Zilbert

Anuncios